¿Qué es un linfedema?

El linfedema es una patología crónica caracterizada por la retención de líquidos y proteínas en los tejidos (edema) ocasionado por una alteración en el sistema linfático.

Además de su función inmunitaria produciendo anticuerpos para la defensa del organismo, el sistema linfático se encarga de reabsorber los líquidos y proteínas que normalmente escapan de la circulación y retornarlos al torrente sanguíneo; de esta manera funciona como uno de los principales mecanismos de prevención del edema.

El linfedema afecta a entre 140 y 250 millones de personas en todo el mundo y es una patología a la que no se le otorga la suficiente atención. Su característica más evidente es la del aumento de volumen que puede darse en cualquier parte del cuerpo, siento más común en brazos y piernas.

En la superficie corporal pueden reconocerse diferentes áreas de  drenaje linfático interligadas de manera tal que si una de ellas se encuentra bloqueada, la linfa puede hacer un recorrido diferente del habitual para llegar a otras estaciones ganglionares que drenen el área obstruida. Estas vías de drenaje pueden ser estimuladas a través del tratamiento.

En el Centro de Estudios Vasculares tratamos este tipo de patología y te ofrecemos los tratamientos médicos más novedosos para disminuir y prevenir el linfedema.

Déjanos tus datos para una valoración gratuita sin compromiso




     ¿Qué provoca el linfedema?

    Es importante aclarar que cualquier alteración a nivel del sistema linfático no implica la aparición inmediata del linfedema, ya que el organismo suele desarrollar mecanismos compensadores para evitarlo.

    Sin embargo, este equilibrio puede ser roto en cualquier momento si se agregan factores capaces de aumentar la oferta de linfa y exceder la capacidad de transporte del sistema linfático previamente dañado. Entre estos factores se encuentran las infecciones e inflamaciones, los traumatismos, los viajes prolongados en avión, el embarazo, etc., ya que todos ellos aumentan la carga linfática.

    Estadios linfedema

    Linfedema primario

    Puede originarse sin causa aparente debido a una alteración congénita en el desarrollo del sistema linfático haciéndose evidente clínicamente en diferentes etapas de la vida.

    Linfedema secundario

    Puede aparecer como consecuencia de la retirada quirúrgica de los ganglios linfáticos.

    En algunos países, los linfedemas pueden ser causados por parásitos (filarias) que lesionan los vasos linfáticos.

    Linfedema postmastectomía

    Este es, sin duda, el tipo de linfedema más frecuente. Es causado por la obstrucción del drenaje linfático del brazo por la retirada de los ganglios de la axila y la radioterapia asociada en el tratamiento del cáncer de mama.

    Las pacientes sometidas a este tipo de cirugía pueden desarrollar linfedema de la parte superior en un 20% al 45% de los casos.

     Problema de no tratar el linfedema

    El carácter crónico de esta patología conduce indefectiblemente al empeoramiento progresivo del linfedema cuando no es tratado. Llegando en algunos casos a cuadros de elefantiasis. El aumento del volumen del miembro, el engrosamiento cutáneo, la limitación de la movilidad, las dificultades para vestirse y calzarse, etc.,  pueden conducir a estos pacientes a un estado de depresión que los aísla de su medio social y familiar.

    ¿Cómo se diagnostica el linfedema?

    El diagnóstico del linfedema puede ser realizado en más del 90% de los casos a través de un minucioso examen clínico y estudio de los antecedentes personales y familiares del paciente. 

    No obstante, en el edema de los miembros puede ser necesario el uso de métodos diagnósticos complementarios tales como el Eco-Doppler, la Linfografía radioisotópica con estudio funcional y las técnicas de Angio RM.

    limfedema

    Síntomas del linfedema

    Los síntomas de linfedema pueden aparecer progresivamente y no siempre son fáciles de detectar. Hay distintos tipos de síntomas, dependiendo de la zona donde estos aparezcan. En cualquier caso, si presentas alguno de los síntomas que indicaremos a continuación, acude lo antes posible a un especialista para conocer y aprender a manejar estos síntomas para que no empeore.

    Síntomas de linfedema en el brazo o la pierna

    Hinchazón en el brazo o en la pierna.

    Sensación de pesadez en el brazo o la pierna.

    Debilidad o disminución de la flexibilidad.

    Los accesorios como relojes o la ropa se sienten muy ajustados.

    Molestias o dolor.

    Tensión, brillo, calor, o enrojecimiento en la piel.

    Piel endurecida o piel que no se hunde cuando se ejerce presión.

    Engrosamiento de la piel.

    Apariencia de piel de naranja.

    Pequeñas ampollas que supuran un líquido transparente.

    Síntomas del linfedema en cabeza y cuello

    Hinchazón de los ojos, la cara, los labios, el cuello, o la barbilla.

    Molestias o tensión.

    Dificultad para mover el cuello, la mandíbula o los hombros.

    Fibrosis (formación de cicatrices) en la piel del cuello y del rostro.

    Disminución de la visión a causa del hinchazón de los párpados.

    Dificultad para tragar, hablar o respirar.

    Pérdida de comida de la boca o babeo mientras se come.

    Congestión nasal o dolor duradero en el oído medio, en casos en que la hinchazón sea muy grave.

    ¿Cómo se cura el linfedema?

    El linfedema no tiene cura. Pero sus tratamientos se centran en disminuir la hinchazón e impedir que el problema vaya a más.

    En Centro de Estudios Vasculares de Madrid te ayudamos a tratar el linfedema

    En el Centro de Estudios Vasculares contamos con médicos especialistas en detectar las señales sutiles de problemas linfáticos y proporcionar el tratamiento oportuno. 

    Somos expertos en este tipo de tratamiento, llevamos más de 20 años dedicándonos a la detección de este tipo de edemas. Solicita tu valoración gratuita para hacer un diagnóstico correcto y poder ofrecerte así solución a tu problema de linfedema.

    Menú
    Abrir chat